The Struggle.
 
¿Eres emprendedor? Si la respuesta es sí, es posbible que alguna vez te hayas preguntado si eres el único con mil problemas del mundo. 
Si la respuesta es no, entonces esta es sólo una historia divertida de mis patoaventuras.
De cualquier manera, decidí comenzar este proyecto por diversas razones: 
1. Terapia: golpear a alguien es ilegal. 
2. Crear consciencia de que somos muchos sufriendo, El sufrimiento colectivo se sufre menos, ¿No?, avísenme, 
3. Intentar no morir en el intento de emprender y si muero que por lo menos se sepa mi triste historia.
 
The Fantasy
 
La verdad es que todos los que queremos emprender tenemos esta fantasía en nuestra mente loca de cómo va a ser, y la cual muy por lo regular incluye jets privados y uno o dos ferraris de colores llamativos. La mía por ejemplo incluye una oficina en el piso 53,  en una ciudad grande, el escritorio más perfecto del mundo y obviamente una placa que diga “Karen Renovato CEO” y claro, una asistente que me compra café sobrevalorado todos los días. 
Emprender es una montaña rusa, y una no de esas de Six Flags, ¡No! una de esas de la feria local que dices “ni aunque me regalen el boleto me subo” y aún así existimos muchos que hasta hacemos fila para entrarle. 
 
The Real Life
 
La vida real de un emprendedor (al menos la mía) es un caos. Un día crees que de aquí a aparecer en Forbes ya solo te faltan tres meses, y otros días (la mayoría) despiertas cuestionandote tu existencia, te levantas, para acabarla está nublado, lloviendo, y lo único que quieres hacer es sentarte a llorar en un rinconcito y llorar y llorar hasta que un plan de negocios viable te caiga del cielo; otros, te levantas y quieres mandar todo al diablo, y no volver a saber de contratos y clientes, y dedicarte a ser un godín y ser feliz (no que sea malo serlo ;)) y olvidarte de todo lo que pasa con tu proyecto.
Pero si tú eres igual de loco que yo y te gusta la vida difícil, entonces no te queda más que salir de tus pjs, ponerte la sonrisa más cool que te puedas fingir y darle, porque en la vida de los wantrepreneurs no hay de otra más que darle hasta que un día la fantasía loca con jets y asistentes personales  no sea más que verdad. 
Emprender (para mi) va más allá de los jets y los ferraris y de los posts motivacionales rómpienola en Instagram, emprender es levantarte (aunque sea llorando) todos los días por una meta, por la visión en tu mente de qué quieres ser. 
 
En fin, después del disurso motivacional, este Blog va de contárles desde adentro cómo es la vida real de un emprendedor (wanna be) y de los problemas y de las cosas cool y porqué no, uno que otro consejillo que espero sea útil para todos. Sobre todo, va de que tú, emprendedor, wannabe emprendedor, o godín frustado, sepas que no estás solo, todos queremos llorar el 90% del tiempo y esta bien, es parte del paquete. Un día leí una frase que me hizo darme cuenta que debía contarle mis penas al internet, y se las comparto y espero que no me bloqueen de su lista de contactos y lean el post de la próxima semana. 
 
The Quote
“The Struggle is when you wonder why you started the company in the first place. The Struggle is when people ask you why you don’t quit and you don’t know the answer. The Struggle is when your employees think you are lying and you think they may be right. The Struggle is when food loses its taste…
“Life is struggle.” I believe that within that quote lies the most important lesson in entrepreneurship: Embrace the struggle.” ― Ben Horowitz, The Hard Thing About Hard Things: Building a Business When There Are No Easy Answers
 
Intenten no morir en el intento o rómpanla haciendolo.
– K 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *